GALLETAS TIPO OREO (sin gluten, sin leche, sin azúcar, sin huevo y sin levadura)

 

Estas galletas son una auténtica locura y como la mayoría de locuras, fue fruto de la improvisación. 

Originalmente iban a ser unas pastas que vi en el instagram de @tictacyummy con alguna que otra modificación para poder adaptarlas a una dieta sin azúcar y en ésas estaba cuando encontré en la nevera una crema de tofu que me estaba haciendo ojitos y no lo pude evitar, tuve que usarla sí o sí. Resultado: estas fantásticas galletas a las que cuesta un mundo resistirse.

¿Quieres saber como se hacen? Pues sigue leyendo.

Ingredientes (15 unidades):

  • 100 gr. harina de avena sin gluten
  • 30 gr. cacao en polvo
  • 1/2 cdita. bicarbonato
  • 1/2 cdita. sal
  • 1 taza de bebida de almendras
  • 80 gr. eritritol pulverizado + 2 cdas.
  • 30 gr. margarina vegetal o mantequilla vegana
  • 100 gr. crema de tofu
Elaboración:

En esta receta he pulverizado el eritritol con un molinillo de café porque cuando lo horneas no se derrite y las masas quedan con una textura arenosa que no me gusta nada. Haciendo esto queda como el azúcar glas y así resulta imperceptible.

Después de este paso ponemos en un recipiente la harina, el cacao, el bicarbonato, la sal, la margarina, el eritritol y la mitad de la bebida de almendras.

Vamos amasando la mezcla a mano e incorporando la bebida vegetal poco a poco, según nos vaya pidiendo la masa. Tenemos que formar una bola compacta, que no se nos deshaga ni se nos pegue en las manos.

Cuando lo hayamos conseguido, la envolvemos en un papel film y la metemos en la nevera una media hora para que la margarina se solidifique y así podamos trabajar mejor la masa.

Pasado el tiempo, precalentamos el horno a 180º y sacamos la masa de la nevera.

La ponemos entre dos papeles de horno y la estiramos con ayuda de un rodillo hasta que tenga un grosor de medio centímetro más o menos.

Con un cortapastas, vamos haciendo las galletas y poniéndolas en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal.

Las horneamos durante unos 7 u 8 minutos con calor arriba y abajo. Tienen que quedar blanditas porque como siempre os digo, al enfriarse van a endurecer.

Dejamos que se enfríen sobre una rejilla y mientras, vamos preparando el relleno que no es más que batir a mano o con una batidora de brazo la crema de tofu junto con el eritritol que nos quedaba.

Una vez se hayan enfriado las galletas, cogemos una tapa, ponemos una cucharada de relleno encima y tapamos. Así con todas.

Las podemos comer así, pero yo os recomiendo meterlas en un recipiente hermético en la nevera y dejarlas reposar unas horas, así el relleno adquiere más consistencia y las galletas se vuelven más esponjosas. 

Para conservarlas, también las guardamos en un recipiente hermético en nevera. Nos aguantarán entre 4 y 5 días.

Y ahora que estamos en veranito, os doy otra idea: bañarlas con chocolate y congelarlas. Están de muerte lenta, os lo prometo.

On egin.

Comentarios