FILIPINOS ALMENDRADOS (sin gluten, sin leche, sin azúcar y sin levadura)

 

Estas galletas son de las cosas más buenas que he hecho últimamente y geniales para darse un capricho de lo más sano. Son además la receta perfecta para hacer en casa con los peques ahora que ya están de vacaciones.

La receta original es de @gymvirtualfood_com, ya hice hace poco una receta suya y en casa nos gustó tanto que decidí repetir con estos filipinos que por cierto, volaron en un día.

Cambié algún ingrediente y los adorné con almendras y quedaron de muerte. 

Ingredientes (17 unidades):

  • 2 huevos pequeños
  • 200 gr. harina avena
  • edulcorante líquido
  • 90 gr. nutella casera
  • 1 cda. aceite de coco
  • 100 gr. chocolate negro sin gluten, sin azúcar y sin leche 
  • almendra granillo
Elaboración:

Precalentamos el horno a 180º.

Mezclamos todos los ingredientes (menos el chocolate y la almendra) en un recipiente y amasamos hasta formar una bola de masa:
Ponemos la masa entre dos papeles vegetales y con un rodillo la estiramos hasta que nos quede con un grosor uniforme de 1 cm. aproximadamente.

Con dos cortapastas circulares, uno más grande que otro, vamos haciendo los filipinos y poniendo cada círculo sobre una bandeja de horno cubierta con un papel vegetal. 

Cuando terminemos una tanda, amasamos de nuevo la masa restante, volvemos a estirar y cortamos más círculos. Seguimos este proceso hasta terminar la masa.
Horneamos a 180º durante 15 minutos. Tienen que salir un poco duritos para que al enfriar nos queden crujientes.
Dejamos enfriar sobre una rejilla de horno y cuando estén completamente fríos, derretimos el chocolate junto con el aceite de coco en el microondas a intervalos de 30 segundos.

Pasamos cada filipino con ayuda de dos tenedores por el chocolate y los dejamos secar sobre un papel vegetal.

Cuando la primera capa de chocolate se empiece a poner mate, podemos dibujar unos hilos de chocolate por encima y antes de que éstos se sequen, esparcir la almendra.
Dejamos que se sequen y ya nos los podemos comer. Si os sobra alguno, guardarlos en una lata metálica o en un recipiente de cristal hermético.

* Consejo: al día siguiente están mucho más buenos ;-)

On egin.

Comentarios