GALLETAS DE CHOCOLATE (sin gluten, sin leche y sin azúcar añadido)


Estas galletas son muy fáciles de hacer, como todas las que os enseño porque sé por experiencia propia que normalmente no disponemos ni de tiempo ni de ganas ni de los conocimientos de cocina necesarios para complicarnos la vida en exceso. 

Son también un magnífico tentempié a media mañana o para la merienda cuando nos entra el gusanillo y nos comeríamos un elefante y además son de chocolate jeje (mi perdición). 

De todas formas si no os apetece hacerlas os cuento un secreto: las venden ya hechas. Lo descubrí en una de estas grandes superficies que visitamos muy a menudo, en la sección de "sin gluten". El problema es el precio, sobrepasa de largo los 4€ y encima vienen menos galletas de las que nos van a salir a nosotros con esta receta. 

En mi opinión salvo por necesidad o por capricho no merece la pena. Creo que siempre es mejor comer este tipo de cosas hechas en casita porque son más sanas y controlamos lo que llevan eso sin hablar del dinero que nos ahorramos, que es algo muy a tener en cuenta porque en este tipo de productos se nos va una parte importante del presupuesto del mes.

Os cuento lo que llevan: 125 gr. mantequilla de coco a temperatura ambiente (yo utilizo cocovit), 150 gr. de harina de arroz, 25 gr. de harina de maíz, 40 gr. de maizena, un chorrito de sirope de agave, 30 ml. de leche de arroz, 200 gr. de chocolate fondant sin gluten y 1 cta. de aroma de anís.

Ponemos en un bol la mantequilla y el sirope. Mezclamos con un batidor de mano hasta que el sirope se diluya por completo en la mantequilla.

Seguidamente añadimos previamente tamizadas (*) la harina de arroz, la de maíz y la maizena. Seguimos batiendo a mano para integrar todos los ingredientes y reservamos.

Fundimos 75 gr. de chocolate (el resto lo vamos a guardar ya os contaré porqué) y lo incorporamos a la mezcla que hemos reservado antes. Removemos hasta que la masa tenga un color marrón uniforme.

Agregamos ahora la leche previamente templada en el microondas y seguimos mezclando hasta que quede una masa homogénea. Añadimos también el aroma de anís.

A continuación extendemos la masa lo más estirada posible sobre un papel de horno y ponemos otro papel de horno encima. Ahora vamos a alisar la masa con el rodillo hasta dejar una lámina de un centímetro de grosor.

Tenemos que meter la plancha de masa que hemos estirado en el congelador unos 10' para que se endurezca un poco y podamos trabajar mejor con ella.

Transcurridos estos minutos la sacaremos y con el cortapastas que queramos vamos haciendo formas y poniéndolas sobre una bandeja de horno en la que habremos puesto un papel vegetal para que no se nos peguen. Podemos reutilizar uno de los que hemos usado antes para estirar la masa. 

Como no llevan levadura en el horno no nos van a crecer así que podemos ponerlas más juntas y así haremos menos hornadas.

Tendremos el horno precalentado que siempre se me olvida decíroslo jeje. 

Vamos a hornear nuestras galletas a 180º durante unos 15'. Recordar que las galletas siempre tienen que salir del horno blanditas, porque al enfriar se nos endurecen bastante así que atent@s al tiempo ya sabéis que esto siempre es orientativo, hay que tener en cuenta que además de nuestro horno también influye el grosor de las galletas, obviamente a más grosor más tiempo de horneado.

Cuando nuestras galletitas estén listas las sacamos y las enfriamos sobre una rejilla.

Ahora viene el porqué antes os he dicho 200 gr. de chocolate fondant si sólo hemos utilizado 75 gr. en la receta, pues bien, es que si como yo sois muy golos@s, podéis fundir el chocolate que os sobra y una vez frías las galletas bañarlas en chocolate. Pero esto ya, como he dicho, para los muy golos@s (como yo). 

* Normalmente no hace falta tamizarlas, son unas harinas muy ligeras y salvo que viváis en un sitio con mucha humedad, no suelen apelmazarse pero en esta receta a mí me gusta hacerlo porque así le vamos a dar un poco más de aire a la masa.

On egin.


Comentarios