CREMA UNTABLE DE CHOCOLATE (sin gluten, sin leche y sin azúcar añadido)


Hoy tenía planeado contaros algunos trucos y sustitutos para nuestros postres, pero al revisar mi "archivo secreto" de recetas me he encontrado con ésta que no sé porque tenía olvidada. Fallo imperdonable, lo sé, pero creo que aún estoy a tiempo de enmendar mi error jeje.

El sabor de esta crema, es muy similar al de la Nutella con la diferencia de que en esta no hay azúcares refinados y además sabemos que ingredientes lleva. La textura es también distinta, porque por mucho que trituremos, siempre se van a notar los trocitos de avellana. 

Es una receta vegana a la que hice algún cambio para que sea más sana y menos calórica.

Es perfecta para el bocata de los peques, una alternativa muchísimo más saludable que las comerciales que podemos encontrar en cualquier gran superficie y junto con una fruta es la merienda ideal.

Para hacerla vamos a necesitar unos 200 gr. de avellanas tostadas, 1 cda. y media de cacao en polvo sin azúcar, sirope de agave, 6 cdas. de leche vegetal, unas gotas de esencia de vainilla y 1 cda. de aceite de oliva.

Las avellanas las compre ya tostadas porque me daba pereza ponerme a tostarlas, pero si las compráis crudas, las podéis tostar vosotros mismos en una sartén durante unos 2-3 minutos, cuidado que no se nos quemen porque entonces van a amargar un montón.

Lo primero de todo es triturar las avellanas hasta hacerlas polvo, yo usé un molinillo de café, pero lo podéis hacer con un robot de cocina, la batidora o la thermomix, lo que tengáis.

Nos va a quedar una crema aceitosa a la que vamos a añadir una cucharada sopera de aceite de oliva. Vamos a mezclar bien para integrar el aceite con las avellanas. Ahora a esta crema le añadimos el cacao y el sirope de agave al gusto y volvemos a mezclar.

Agregamos el extracto de vainilla y la leche poco a poco y vamos mezclando hasta obtener una crema consistente y que no se nos deshaga.

Si vemos que nos queda muy líquida, podemos añadir un poco más de avellanas molidas y por el contrario si vemos que nos queda muy espesa, añadimos un poco más de leche.

Listo. Ahora lo único que nos queda es meter nuestra crema de chocolate untable en un bote, cerrarlo y directo a la nevera.

En mi casa el bote llego a la nevera, pero por la mitad, es lo malo de cocinar cuando los niños ya están de vacaciones de verano, que tienen que probar todo jeje.

Dudo que aguante tanto, pero en teoría, se conserva hasta una semana en la nevera.

On egin.


Comentarios