GALLETAS DE DÁTILES Y JENGIBRE (sin gluten, sin leche, sin azúcar, sin huevo y sin levadura)

Estas galletas son espectaculares y sé que aunque el jengibre no te entusiasme excesivamente te van a encantar, te lo prometo.

Hace tiempo que las subí a Instagram, pero no me había dado tiempo aún a subirlas al blog pero como véis, ya lo he solucionado. 

Son muy fáciles de hacer y son perfectas para acompañar en un día frío una taza calentita de té, café o de chocolate. La verdad es que van bien con todo o incluso solas.

Os cuento como se hacen ya veréis que se convierten en una de vuestras recetas favoritas.

Ingredientes:

Elaboración:

El primer paso es como en casi todas las recetas con horno, ponerlo a precalentar. En este caso lo haremos durante unos 15 minutos a 180º.

Mientras, en un recipiente ponemos la margarina que tiene que estar a punto de pomada, blandita pero no derretida.

Cortamos los dátiles en trozos muy pequeñitos para que no resulten desagradables al comernos las galletas y los agregamos a la margarina.

Añadimos el resto de ingredientes y amasamos hasta integrar todo y que nos quede una masa con una textura cremosa.

Forramos una bandeja de horno con papel vegetal y ayudándonos de dos cucharas, vamos poniendo porciones de masa del mismo tamaño y separadas más o menos por la misma distancia hasta terminar la mezcla.

Horneamos a 180° durante unos 10 o 12 minutos o hasta que la superficie esté dorada.

Recordar que las galletas tienen que salir blandas del horno porque siempre endurecen al enfriarse y no es plan de morder una y tener que salir corriendo al dentista. 

Transcurrido el tiempo de horneado, las ponemos sobre una rejilla y las dejamos enfriar.

Una vez frías, las conservamos en la típica lata de galletas o en un recipiente con cierre hermético.

On egin.

Comentarios