PALITOS DE PAN (sin gluten, sin leche y sin azúcar añadido)


Estoy cabreada, pero conmigo misma y eso ya es complicado de solucionar. Resulta que yo ayer noche, previsora de mí, pacientemente escribí esta entrada y la programé para que se publicara esta mañana, pues a que no sabéis que? Efectivamente, no se publicó, y cuando miré porque y descubrí el motivo, voy yo tan feliciana y en vez de publicar doy a borrar. 

Así que nada aquí estoy repitiendo la entrada deprisa y corriendo para que la podáis ver cuanto antes.

Esta receta es muy fácil y rápida porque no tenemos que esperar a que leude la masa ni nada y tampoco necesita mucho tiempo de horno. Estos palitos son perfectos para zampárselos así o como acompañamiento para un paté, jamón o cualquier embutido o para comer con una crema de chocolate. 

Quedan muy crujientes aunque sí que es verdad que al día siguiente ya no lo están tanto pero siguen estando igual de buenos. 

Para hacerlos usé 200 gr. de Proceli, 25 gr. de harina de trigo sarraceno, 25 gr. de harina de arroz integral, 100 gr. de harina de arroz blanco, 1/2 cdita. de sal, 1 cdita. de goma xantana, 1 sobre de levadura de panadería, 250 gr. de agua, 15 gr. de sirope de agave, 60 gr. de AOVE y semillas al gusto.

Precalentamos el horno  a 180º.

Calentamos el agua en el microondas hasta que esté templada y luego disolvemos dentro el sobre de levadura. Lo vamos a dejar reposar unos 15 minutos hasta que empiece a espumar.

Mientras, en otro bol mezclamos todas las harinas junto con la sal y la goma xantana y añadimos el agua con la levadura, el sirope de agave y el AOVE.

Amasamos hasta obtener una masa bastante líquida y pegajosa pero homogénea y añadimos las semillas que queramos, en mi caso añadí una mezcla de semillas de chía y sésamo.

Ahora metemos la mezcla con ayuda de una espátula en una manga pastelera y reservamos.

Ponemos sobre una bandeja de horno un papel vegetal y formamos tiras de pasta con la manga pastelera. No las ponemos muy juntas porque en el horno crecen un poquito.

Si vemos que las puntas de los palitos nos quedan un poco chafadas, podemos humedecernos las manos y darles forma con los dedos.

Cuanto más gordos hagamos los palitos de pan, más tiempo van a tener que estar en el horno.

Horneamos durante 20 minutos a 180º o hasta que estén doraditos con calor arriba y abajo y colocamos la bandeja en la segunda posición empezando por abajo. 

Dejamos en el horno otros 5 minutos más para que se terminen de secar, así nos quedarán más crujientes.

Por último los sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Además de semillas podemos añadirles orégano, ajo y perejil o incluso pepitas de chocolate.

On egin.

Comentarios