COPA DE CHOCOLATE Y NATA VEGANA (sin gluten, sin leche, sin azúcar y sin huevo)

 


Hacía años que no probaba estas copas que tan buenos recuerdos me traían porque no encontraba ninguna opción que pudiera comer, pero el otro día me puse a ello porque ya no me aguantaba más el antojo y éste fue el resultado: unas copas de chocolate y nata con una textura y un sabor tremendos. 

Os dejo la receta a continuación:

Ingredientes:
  • 1 litro bebida vegetal (en mi caso usé de almendras)
  • 80 gr. almidón de maíz
  • 2 cdas. cacao apto en polvo
  • edulcorante sabor chocolate (o el edulcorante que queráis)
  • 1 lata de leche de coco
  • edulcorante sin sabor
Elaboración:

El primer paso es meter la noche anterior la lata de leche de coco en la nevera.

Una vez tenemos todos los ingredientes, empezamos calentando en una olla la mitad de la bebida vegetal que hayamos elegido.

En un bol vertemos el resto de la bebida vegetal y agregamos el almidón de maíz, el cacao y el edulcorante. Removemos bien para que no quede ningún grumo.

Cuando la bebida vegetal esté caliente (no tiene que hervir) la vertemos en el recipiente donde tenemos la bebida de almendras fría. Removemos y echamos toda la leche en la olla de nuevo. 

Ponemos a fuego lento sin dejar de remover y la retiramos cuando empiece a espesar. No tiene que llegar a hervir en ningún momento.

Con ayuda de un cazo, repartimos nuestra mezcla de chocolate en los recipientes donde vayamos a servirlos y los tapamos a piel con un film transparente para que no nos salga telilla.

Enfriamos a temperatura ambiente y después los metemos en la nevera por unas horas para que nuestras copas adquieran una textura más consistente.

Antes de servir, sacamos la leche de coco de la nevera y con una cuchara, retiramos la parte grasa que estará en la superficie de la lata. No tiréis el líquido que queda porque se puede aprovechar para muchas recetas (purés, curry,...).

Ponemos la nata de coco en un recipiente, le echamos unas gotitas de edulcorante y montamos como si fuera nata normal.

Cuando tenga la textura que queramos, la ponemos sobre cada una de nuestras copas de chocolate. Yo lo hice con una cuchara, pero se puede poner también con una manga pastelera que quedará más bonito.

Por último, espolvoreamos con un poco de cacao en polvo y listo, ya podéis disfrutarlas.
Guárdalas siempre en nevera, un máximo de dos días y siempre tapadas.

On egin.

Comentarios