asaltablogs_reto Amigo invisible: NIDOS DE COCO RELLENOS DE MERMELADA (sin gluten, sin leche, sin levadura y sin azúcar)


Como último reto de esta "extraña" temporada, nos propusieron un asalto invisible y a mí me tocó asaltar un blog estupendo que ya conocía: el de mi compañera Encarnita propietaria de el paraíso de los glotones.

Tiene unas recetas fantásticas y lo suelo consultar muy a menudo porque siempre nos sorprende con algún postre maravilloso aunque os aviso que además de postres también podéis encontrar recetas saladas que nada tienen que envidiar a las dulces.

Como últimamente para no variar no he tenido mucho tiempo libre me decidí por una receta muy rápida y que tiene como protagonista un ingrediente que me vuelve loca (y no, tranquilidad que esta vez no es chocolate jeje): el coco.

Escogí unos nidos de coco rellenos de mermelada que en una media hora contando el tiempo de reposo están más que listos.

Yo los hice con menos coco porque no tenía disponible en ese momento los 150 gr. de la receta original por lo que tuve que adaptar las cantidades del resto de ingredientes. También sustituí la vainilla porque se me terminó en el confinamiento (sí, como todos a mí también me dio por cocinar, no iba a ser yo la excepción) y aún no he tenido tiempo de reponerla. El último cambio fue la leche desnatada que cambié por leche vegetal.

Para 4 unidades utilicé 100 gr. de coco rallado, 40 ml. de leche de arroz, 1 yema de huevo L, 1 cdita. de agua de azahar, 10 ml. de aceite de coco derretido y 1 cdita. de edulcorante líquido. Para el relleno usé mermelada de melocotón sin azúcar.

El primer paso para no perder las buenas formas es precalentar el horno a 180º.

Derretimos el aceite de coco en el microondas, aunque si lo hacemos ahora en verano, con el calor que tenemos estos días, no hará falta porque estará en estado líquido.

Vertemos el aceite de coco en un bol junto con la leche de arroz, la yema de huevo, el agua de azahar y el edulcorante. Mezclamos todo con una varilla y seguido añadimos el coco. Mezclamos de nuevo.

Metemos el bol durante unos minutos en la nevera para que el coco absorba el líquido y nos resulte más manejable.

Pasado este tiempo vamos a ir cogiendo porciones de coco del mismo tamaño y poniéndolas en una bandeja de horno forrada con papel vegetal. 

Son un poco difíciles de manejar. Yo lo que hice fue darles forma de círculo de unos 2 centímetros de grosor y luego con el reverso de una cuchara hacer un hueco en medio de modo que nos quede sitio para poner la mermelada.

Cuando ya tenemos formados los nidos los metemos al horno a 180º durante unos 10 minutos o hasta que empiecen a estar dorados.

Sacamos del horno y sin quitarlos de la bandeja puesto que son muy frágiles, los rellenamos con la mermelada que queramos, en este caso, la elegida por mi compañera y por mí también fue la de melocotón.

Los dejamos enfriar en la misma bandeja donde los hemos horneado y ya estarán listos para disfrutar.

On egin.

Comentarios