BRIOCHE EN PANIFICADORA (sin gluten, sin leche y sin azúcar añadido)


Hacía tiempo que no os torturaba con ninguna receta en la que hubiera que utilizar la panificadora jeje, pero ya lo echaba yo de menos, así que aquí os traigo un pan dulce con pepitas de chocolate delicioso.

El caso es que este brioche fue fruto de un "error" porque yo lo que andaba buscando era hacer un panettone pero al final me salió esto que estaba (digo "estaba" porque desapareció en menos de lo que canta un gallo) bueno a rabiar. Un pan dulce y esponjoso y con pepitas de chocolate que se comía solo la verdad.

Para hacer este pan tan rico necesitamos 325 gr. de preparado panificable sin gluten, 150 ml. de leche vegetal templada, 2 yemas de huevo y 1 huevo entero, 40 gr. de aceite de coco, 1 sobre de levadura seca de panadería (7 gr.), 1 cdita. de impulsor químico, la ralladura de 1 limón, pepitas de chocolate aptas al gusto, 20 ml. de sirope de agave, 1 cda. de agua de azahar y 1 cda. de extracto de vainilla.

Es muy importante que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente. 

Primero vamos a templar la leche y a añadirle 5 ml. de sirope de agave y el sobre de levadura de panadería. Removemos y reservamos hasta que empiece a espumar. En ese momento nuestra levadura ya se habrá activado y podemos verterla en la cubeta de la panificadora.

Batimos las yemas y el huevo entero y lo incorporamos. Después agregamos el aceite de coco y el resto del sirope de agave junto con el agua de azahar y el extracto de vainilla.

Echamos la harina sin gluten, la cucharadita de impulsor químico y la ralladura de limón.

Ponemos el programa para masas dulces para 1 kilo y elegimos que tenga color tostado.

Dejamos que la panificadora trabaje y cuando pite para incorporar nuevos ingredientes añadimos las pepitas de chocolate ya que si lo hacemos antes con el calor se nos van a derretir.

Cuando termine, sacamos el pan de la cubeta y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.

Ni se os ocurra cortarlo ante de que se enfríe, aguantaros las ganas de hincarle el diente hasta que esté completamente frío. 

Veréis que os queda un pan suave y esponjoso con unos aromas a limón y azahar deliciosos y un sabor a chocolate fantástico.

On egin.

Comentarios