PAN DE BOCADILLO CON MIX CASERO Y HARINA DE GARBANZO (sin gluten y sin leche)



Esta receta de pan me encanta y estoy orgullosa de mi misma aunque esté mal decirlo pero es que no puedo evitarlo. Y os preguntaréis porqué? Pues es que es la primera vez que hago una versión de una receta de pan sin gluten pero la tuneo probando nuevos ingredientes y jugando con las harinas y las cantidades, llegó un momento en que no sabía si estaba cocinando o haciendo ecuaciones matemáticas, yo ahí con mi calculadora, mi cuaderno de notas y mi balanza digital haciendo cálculos y hablando sola pero ha merecido la pena sin duda alguna.

He conseguido unos panecillos ideales para bocadillo con una miga esponjosa y un sabor riquísimo.

Para esta receta he versionado dos recetas, una para hacer el mix casero y la otra la del pan que es de un taller online que he hecho hace poco.

El mix casero es una vuelta de tuerca a este: mix casero beiker. Esta chica me parece un crack tenéis que visitar su blog porque para mí es una de las gurús del pan sin gluten.

Yo hice la segunda versión del mix beiker pero como no tenía alguno de los ingredientes pues me apañé con lo que tenía por casa. Para 200 gr. de mix casero utilicé 69´5 gr. de almidón de maíz, 112´5 gr.  de almidón de mandioca, 8 gr. de azúcar, 4 gr. de psyllium, 2 gr. de goma xantana, 2 gr. de sal y 2 gr. bicarbonato sódico.

Y ahora sí os doy la receta de estos panes de bocadillo tan geniales: 200 gr. de mix casero, 70 gr. de harina de garbanzo, 70 gr. de harina de arroz blanco, 40 gr. preparado panificable Proceli, 5 gr. de sal, 3 grs. de levadura seca de panadero, 325 gr. de agua mineral, 12 gr. de sirope de agave y 35 gr. de AOVE.

Lo primero que vamos a hacer es en el bol dónde vayamos a amasar poner el agua que previamente habremos templado y echar la levadura y el sirope de agave y lo dejamos reposar durante unos 5 minutos para ayudar a que la levadura se active.

Añadimos ahora encima del agua y la levadura la mezcla de harinas junto con la sal y el aceite.

Amasamos durante unos 20 minutos con una amasadora de varillas en mi caso, porque a mano nos podemos jubilar, aunque también se puede hacer pero es una masa muy pringosa y no os lo recomiendo la verdad. En cualquier caso si os atrevéis a hacerlo, mejor con ayuda de una espátula.

Tapamos el bol con un film transparente y dejamos reposar en un lugar cálido hasta que la masa doble su volumen. Yo ya he comentado alguna vez, que lo que hago es encender un ratito el horno a 50º, luego lo apago y meto la masa dentro, siempre me funciona.

Una vez haya levado la masa volvemos a amasar unos dos minutos más para quitarle el aire y que pierda un poco de volumen.

Ahora viene lo pringoso jeje. Engrasamos la baguetera y formamos los panes. Salen unos 4 panes pequeños o dos baguettes grandes. 

La masa es muy pringosa y se nos va a quedar pegada en las manos, para evitarlo hay dos opciones: o nos engrasamos las manos de aceite o las humedecemos con agua. Personalmente prefiero la segunda.

Una vez formados los panes los ponemos en la baguetera y los "peinamos" un poco con las manos mojadas para alisarlos y que tengan aspecto de pan y no de "gremlin despelujao". 

Tapamos de nuevo con film transparente y dejamos de nuevo levar hasta que doblen su volumen.

Después de este segundo levado, con ayuda de un cuchillo afilado y humedecido en agua para que no se nos pegue la masa a él hacemos las greñas a los panes.

Precalentamos el horno a 250º y ponemos un recipiente con agua para que genere humedad durante el horneado.

Horneamos con calor arriba y abajo durante 10 minutos después de los cuales tapé los panes con papel de aluminio porque ya habían cogido bastante color por arriba. Bajamos la temperatura a 220º y horneamos 20 minutos más o hasta que estén hechos. Ya sabéis que la forma de comprobar si el pan está hecho es si al darle golpecitos en la parte de abajo, suena a hueco.

Ahora sólo nos queda sacar del horno, quitarlos de la baguettera y dejar enfriar sobre una rejilla y listos para hacernos un bocata.

On egin.

Comentarios