GALLETAS DE AVENA Y MANZANA (sin gluten, sin leche y sin azúcar añadido)


Por fin!! Ya estamos en otoño, siiii lo sé, se acabó el verano, pero es que por el norte verano verano va a ser que no hemos tenido mucho, así que ya que para no variar va a hacer mal tiempo me consuelo pensando que al menos estamos en la estación del año que más me gusta y puedo disfrutar de esos paisajes otoñales tan bonitos que nos deja esta época.

Para inaugurar estación, aunque sea con retraso y aprovechando que estamos en época de recoger manzanas, castañas, etc hoy os traigo una receta genial para hacer con los peques de la casa ahora que ya las temperaturas no acompañan y volvemos a la época de los domingos en casita tapaditos con la manta en el sofá e intentando ver una peli o leer un libro sin conseguir enterarte de nada porque hay alguien que te dice cada dos minutos "mamá me aburro, mamá me aburro", os suena? jeje, pues nada, vamos a entretenerles un rato haciendo estas sabrosas galletas de manzana y avena que no llevan ni gluten ni leche ni azúcar añadido. Comenzamos?

Primero os cuento lo que vamos a necesitar para que lo tengáis a mano: 100 gr. de harina de arroz, 85 gr. de harina de avena sin gluten, 100 gr. de copos de avena sin gluten, edulcorante al gusto, 3 huevos M, 70 gr. de aceite de oliva suave, 1 manzana, 2 ctas. de levadura de repostería sin gluten, 1 cta. de canela, una pizca de sal.

Vamos a mezclar en un bol los ingredientes secos: la harina de arroz, la de avena, la levadura, los copos de avena, la canela y la sal. Esta vez no hace falta tamizar las harinas. Si no tenéis harina de avena, que es lo que me pasó a mí, podéis hacerla vosotr@s mism@s moliendo los copos de avena con un molinillo de café o un robot de cocina.

En otro recipiente ayudándonos de una varilla batimos sólo 2 huevos, el aceite de oliva y el edulcorante y acto seguido vertemos esta mezcla en el bol donde teníamos las harinas.

Mezclamos todo con ayuda de una espátula y añadimos la manzana pelada y cortada en trocitos muy pequeños y volvemos a mezclar.

La masa que nos queda no tiene que ser muy líquida porque sino las galletas se nos van a desparramar en el horno por lo que es mejor que empecéis añadiendo 2 huevos y si veis que os queda muy densa batís otro huevo más y lo incorporáis que aún estamos a tiempo de arreglarlo.

Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo y de mientras vamos a ir poniendo con ayuda de una cuchara porciones de masa sobre una bandeja de horno previamente forrada con papel vegetal.

Podemos ponerlas bastante juntas porque estas galletas al no llevar mucha levadura no crecen mucho en el horno.

Horneamos a 180º durante 12-15 minutos o hasta que los bordes de las galletas estén doraditos.

Dejamos reposar durante 5 minutos en la bandeja del horno y luego las pasamos a una rejilla para que terminen de enfriarse.

Son unas galletas que quedan bastante húmedas y blanditas por dentro pero tienen un sabor a manzana estupendo.

Espero que os gusten tanto como a nosotros.

Hoy me quiero despedir de vosotr@s con una imagen típica de esta época del año y relacionada con la receta de hoy: la recogida de la manzana.


On egin.

Comentarios