BIZCOCHO DE PLÁTANO Y CACAO (sin gluten, sin leche y sin azúcar añadido)


Hola flaner@s, esta semana no sé como me lo he montado pero el caso es que ha sido muy productiva y me ha dado tiempo a hacer muchas recetitas ricas para el blog así tengo los deberes hechos para unas cuantas entradas porque tengo que confesaros que alguna que otra semana me pilla el toro y me veo el día antes de publicar un post cocinando a todo correr para publicar algo chulo que os guste.

Bueno después de la chapa que os solté la semana pasada creo que esta semana os voy a compensar, que os lo merecéis, y voy a ir directamente al grano, o sea, a la receta de esta semana en cuestión.

A este bizcocho le tenía el ojo echado hace tiempo y el domingo aprovechando que tenía unos plátanos un poco "chuchurrios" en el frutero y tiempo para experimentar me decidí a hacerlo para merendar. Es muy fácil de hecho no hice ningún cambio en cuanto a ingredientes pero sí en la elaboración. Simplifiqué los pasos para ahorrar tiempo y salió perfecto.

Vamos a necesitar muy poquitas cosas: 150 gr. de almendra molida, 2 plátanos muy maduros, 90 gr. de dátiles deshuesados, 2 huevos, 1 cucharada sopera de agua, 10 gr. de levadura de panadero, 1/4 cucharadita de bicarbonato, 1/2 cucharadita de canela y 30 gr. de cacao puro. 

Lo primero es precalentar el horno con calor arriba y abajo a 180º.

Yo compré las almendras naturales enteras así que lo primero que tuve que hacer es triturarlas con mi super molinillo de café "vintage" jeje (este molinillo de café tiene la friolera de 45 años, mi madre se lo trajo de Barcelona, y la verdad es que no ha fallado nunca. Es una lástima que ahora con esto de la "obsolescencia programada" los electrodomésticos no nos duren un asalto).

En un bol ponemos los plátanos troceados, los dátiles, el agua, y la canela junto con los huevos, la levadura, el bicarbonato, el cacao y la almendra molida y trituramos todo con la batidora a velocidad media-alta hasta conseguir una masa homogénea. 

No pasa nada porque se noten las pieles de los dátiles o algún trocito de plátano. 

Después engrasamos y forramos un molde con papel vegetal y volcamos la mezcla anterior en él.

Horneamos durante 30 minutos o hasta que al pinchar el bizcocho con un cuchillo éste salga seco.

Enfriar sobre una rejilla.

Como os habréis dado cuenta en esta receta no utilizamos ningún tipo de edulcorante ni endulzante porque tanto los dátiles como los plátanos nos van a aportar un sabor dulce. Cuanto más maduros estén los plátanos más dulce será nuestro bizcocho.

On egin.

Comentarios