NATILLAS DE HUEVO (sin gluten, sin leche y sin azúcar añadido)



Buenas tardes flaner@s. Hoy os traigo una receta que aunque parezca mentira por lo fácil que es, a mí me ha costado muchos intentos y muchos huevos jeje.

Que sí que es muy fácil y la gente está cansada de hacerlas pero yo soy muy rarita y puedo hacer las recetas más enrevesadas del mundo pero soy (bueno, era) incapaz de hacer algo tan sencillo como unas natillas.

Pero después de mucha cabezonería, tiempo, y paciencia, me salieron, eso sí, hice una versión tuneada como de costumbre pero la verdad es que no tienen nada que envidiar a las de toda la vida.

En la foto veréis que el color no es tan amarillo como el de las natillas tradicionales ni mucho menos como el de las comerciales, eso es porque usé leche de arroz que tiene un color no tan blanco como el de la leche de vaca.

Para unas tres natillas grandotas vamos a utilizar 500 ml de leche vegetal, 1 rama de canela, 1 trozo de peladura de limón, 4 huevos M, edulcorante, 2 cucharadas de postre de maizena y canela en polvo para adornar.

Lo primero de todo es poner en un cazo 350 ml de leche a hervir que aromatizaremos con la peladura de limón y la rama de canela. Cuando llegue a ebullición retiramos y reservamos.

En un bol aparte ponemos los 150 ml de leche restante y añadimos los huevos uno a uno batiendo a mano. Agregamos el edulcorante al gusto y la maizena. Seguimos batiendo para deshacer los grumos de la maizena. 

Retiramos ahora la peladura de limón y la rama de canela de la leche hervida que ya estará atemperada y vamos echándola al bol con los huevos y la maizena poco a poco sin dejar de batir . 

Ahora echamos el contenido del bol en un cazo y ponemos al fuego para que vaya espesando. Nunca hay que dejar de remover ni dejar que llegue a hervir si no las natillas se nos van a cortar. Una vez veamos que la mezcla ha espesado apagamos el fuego y seguimos removiendo un minuto más.

Por último echamos en los recipientes en los que vayamos a servir las natillas, dejamos enfriar a temperatura ambiente y después metemos en la nevera unas horas, aunque lo ideal es hacerlas el día anterior. Si queremos también podemos ponerles una galleta sin gluten encima.

Servimos espolvoreadas con un poco de canela.

On egin.


Comentarios