TORTITAS DE AVENA (sin gluten, sin leche y sin azúcar añadido)


Ayer fue la primera vez que hice esta receta de tortitas sin gluten. Hasta ahora siempre las había hecho con leche vegetal y con algún tipo de edulcorante, y la verdad es que estaban buenas pero de esta forma también, y si encima les añadimos un buen chorro de sirope de chocolate por encima ya ni os cuento. Bueeeeno vaaale, admito que me zamparía casi cualquier cosa que llevara chocolate, es mi perdición.

Os digo lo que llevan: 2 vasos de harina de avena sin gluten, 2 vasos de leche vegetal (yo utilicé de arroz porque era la que tenía a mano), 1 chorrito de edulcorante o sirope de agave, extracto de vainilla, 1 cta de levadura de repostería, 1/2 cta de sal, 1 huevo, 3 cdas de mantequilla vegetal.

Cuando las hice, no tenía harina de avena, así que cogí el molinillo de café y mis copos de avena sin gluten, y ahí que me hice mi harina de avena sin gluten. Hay que ser una mujer de recursos jeje.

Y ahora sólo queda hacer nuestras super tortitas así que vamos a poner en un bol todos los ingredientes y los mezclamos. Cuando esté todo bien integrado, veremos que la masa aún nos queda un poco líquida, es mejor que espese porque luego será más fácil hacerlas, así que tapamos el bol donde hemos hecho la masa con un film transparente y metemos en la nevera para que se espese un poco.

Podemos dejar hecha la masa por la noche y que repose en la nevera y a la mañana hacemos las tortitas para el desayuno.

Para hacerlas es muy fácil. Engrasamos una sartén con un poco de mantequilla y con un cazo echamos un poco de masa. Esperamos hasta que nos empiecen a salir burbujitas y con ayuda de una espátula de madera le damos la vuelta y la tenemos como un minutito por el otro lado. Sólo hasta que se nos dore un poco.

Esta primera tortita es mejor desecharla porque habrá absorbido toda la grasa de la mantequilla y estará muy aceitosa.

A partir de esta primera de muestra, seguimos con el mismo proceso hasta terminar la masa regulando la temperatura del fuego, para que no se nos achicharren. De vez en cuando engrasamos un poco la sartén para que no se nos peguen y listo.

El número de tortitas que nos salen con esta cantidad de masa va a depender del tamaño de las mismas. Ya veis en la foto que las mías son XXL pero eso es cuestión de gustos.

Ahora sólo queda zampárselas como gustéis, hay mil formas: frías, calientes, templadas, con sirope de chocolate, de fresa, sirope de arce y mantequilla, caramelo, nata, todo junto, bueno, esto último igual es pasarse un poco pero hay gente "pa to".

On egin.


Comentarios