HELADOS DE CHOCOLATE CON AVELLANAS (sin gluten, sin leche, sin azúcar añadido y sin huevo)


Llegados a estas fechas ¿a quién no le apetece un buen helado? Pues por eso esta semana os traigo unos heladitos tipo "magnum" que están de morirse de lo buenos que están.

Son mucho más saludables que los que compramos habitualmente y aunque son pequeños con uno te llenas enseguida aún siendo muy golos@ como yo.

Los hice en un molde para helados que compré para la ocasión en Amazon. Os he puesto el enlace por si os interesa. Está muy bien de precio y lo váis a amortizar enseguida porque los peques de la casa en cuanto prueben uno van a querer que se los hagáis siempre. 

La receta de hoy es una idea que saqué de la web de lalakitchen pero podéis hacer los cambios que queráis para tener unos helados ricos y sobre todo sanos siempre a punto.

Para 8 helados pequeños vamos a necesitar 40 gr. de anacardos naturales, 115 gr. de plátano maduro, 71 ml. de agua, 1 cda. de aceite de coco, 12 gr. de cacao, 4 dátiles y 1 chorrito de extracto de vainilla.

Y para la cobertura de chocolate y avellanas utilizaremos un puñado de avellanas naturales sin piel, 1/4 taza de aceite de coco, 1/4 taza de cacao y 1/4 taza de sirope de agave.

La primera parte del proceso es poner a remojar en agua los anacardos durante un mínimo de dos horas. Cuanto más tiempo los dejéis a remojo mas blandos estarán y por lo tanto más fáciles de triturar.

Una vez ablandados los anacardos derretimos el aceite de coco y ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora para formar una especia de puré.

Vertemos éste en cada uno de los moldes, ponemos los palitos de madera y metemos al conge.

Como compré un molde para 4 helados hice dos tandas. Primero metí 4 a congelar y reserve en el frigo bien tapada la mezcla restante. Después de unas 2 horas ya están congelados los primeros helados así que los quité del molde y los metí en una bolsa de congelar y rellené de nuevo el molde con la mezcla que tenía en la nevera.

Así sin cobertura también están muy buenos, pero por rizar más el rizo los bañé con chocolate y avellanas (que vicio madre mía!!!).

Preparé la cobertura de chocolate poniendo a derretir en el microondas el aceite de coco. Después le incorporé el cacao y el sirope de agave. 

Probarlo antes de bañar los helados para comprobar el punto de dulzor. Yo puse más sirope de agave de la que ponía la receta porque a mis peques les gusta bastante dulce.

Después tirturar con ayuda de un cuchillo las avellanas (cuidado que salen disparadas).

Sacamos los helados ya congelados y los bañamos con una primera capa de chocolate y muy rápido les añadimos las avellanas troceadas y volvemos a bañar de chocolate. 

Hay que hacerlo deprisa porque como los helados están congelados, el chocolate se solidifica casi al instante y no se nos pegarán las avellanas.

Los dejamos reposar unos instantes sobre un papel de horno y de nuevo los metemos al congelador en una bolsa, a no ser que como en mi caso queráis zamparos uno. Yo caí, es que no me pude resistir están muy ricoooos :-)

On egin.

Comentarios