POLVORONES DE COCO, CANELA Y MANDARINA (sin gluten, sin leche, sin azúcar añadido, sin huevo y sin levadura)

ElFlanB_PolvoronesCocoCanelaMandarina

Pues como ya estamos prácticamente en navidades estaba pensando que esta semana os voy a enseñar como se hacen unos polvorones que están fantásticos y que son probablemente más sanos que los que solemos consumir habitualmente.

Hoy no me voy a enrollar porque sé que por estas fechas estamos ya un poco desquiciad@s pensando en qué cocinar en fiestas, en hacer las compras, en los regalos, etc etc, así que como os he dicho seré muy breve.

Para nuestros polvorones caseros necesitamos 250 gr. de mantequilla de soja, 2 cdas. de canela en polvo, 5 ml. edulcorante líquido, 1 cda. de ralladura de mandarina, 2 cdas. de zumo de mandarina, 110 gr. de harina de trigo sarraceno, 100 gr. de harina de coco, 3 cdas. de almidón de maíz, 1 pizca de sal, y semillas de sésamo para decorar. 

Lo único que tenemos que hacer es mezclar todos los ingredientes en un bol y amasar hasta conseguir una masa con una textura que aunque pegajosa nos permita hacer con ella un rulo, como una salchicha gigante.

Envolvemos el rulo de masa en papel film y metemos a la nevera durante mínimo dos horas. Con el frío vamos a conseguir que la mantequilla de soja vuelva a solidificarse dando más consistencia a la masa.

Pasadas estas dos horas precalentamos el horno a 150º y de mientras desenvolvemos la masa y cortamos porciones (del mismo grosor) que iremos poniendo sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Podemos ponerlos juntos porque no van a crecer.

Si vemos que al cortar la masa nos salen grietas, las tenemos que ir cerrando con las manos porque si no en el horno al secarse la masa con el calor, se nos pueden partir los polvorones.

Metemos al horno a 150º durante 15 minutos o hasta que veamos que por los bordes se empiezan a dorar.

Al sacarlos los dejamos enfriar unos 10 minutos en la misma bandeja donde los hemos horneado porque si los tocamos en caliente se nos deshacen por completo. 

Agregamos unas semillas de sésamo para decorar y con ayuda de una espátula y mucho cuidado los pasamos a una rejilla para que terminen de enfriarse.

Para conservarlos podemos hacerlo guardándolos en un recipiente hermético todos juntos o envolverlos de forma individual y guardarlos en un bote. En ambos casos aguantan una semana perfectamente (si no os los coméis antes jeje).

Esta receta la podéis modificar de mil maneras: podéis utilizar zumo y ralladura de naranja o de limón, margarina o cualquier otro tipo de mantequilla vegetal o también podéis sustituir los dos tipos de harina o uno de ellos por harina de almendra o de avellana o incluso por cacao para hacer unos riquísimos polvorones de chocolate.  

On egin y Feliz Navidad.

Comentarios