FLAN DE HUEVO (sin leche y sin gluten)


Hoy nueva entrada, para seguir a buen ritmo, que se noten esas pilas recargadas después de vacaciones y las ganas de cocinar que tenemos.

Os traigo una receta de las de toda la vida, un flan de huevo, de los de la abuela, pero adaptado a nuestra dieta, que ya se sabe, la abuela podía comer de todo, pero a nuestra generación nos han debido hacer con muy poquitas ganas, porque madre mía, al que no le sienta mal la leche, lo hace el gluten, el huevo, los cacahuetes, los melocotones,.... ains, que desastre somos, menos mal, que esto tiene solución, bueno más bien sustitución jeje.

En la receta de hoy lo que he hecho es sustituir la leche por una vegetal y utilizar un edulcorante, para reducir un poco la cantidad de azúcar. Esta vez el tuneo no ha sido muy complicado y el resultado es espectacular la verdad.

Me queda pendiente aún hacer un caramelo casero con la misma consistencia y sabor que el tradicional con azúcar, pero eso aún lo tengo en mi lista de tareas pendientes.

Para hacer nuestro mega flan (es que no tenía moldes pequeñitos y lo hice en uno grande que encontré por ahí olvidado en el fondo del armario) necesitamos 700 ml. de leche vegetal, 6 huevos M, un chorrito del endulzante que prefiráis, 3 cucharadas soperas de azúcar y otras tantas de agua.

En un cazo o directamente en el molde que vayamos a usar que es lo que he hecho yo, ponemos las 3 cucharadas de azúcar y las 3 de agua y dejamos hervir. Cuando veamos que está ligeramente dorado lo retiramos del fuego. Hay que tener cuidado de no dejarlo más de la cuenta porque como se nos queme va a amargar.

Si lo hemos hecho directamente en el molde reservamos, si lo hemos hecho en un cazo echamos el caramelo en el molde y reservamos.

Ahora en un bol, batimos los huevos y añadimos el endulzante elegido y la leche vegetal que prefiramos. Batimos todo un poco más para que quede bien mezclado y lo volcamos en el molde sobre el caramelo.

El caramelo se nos va a cristalizar, pero no pasa nada, luego nos va a quedar líquido.

Colocamos el molde con nuestra mezcla sobre una bandeja honda de horno y vertemos en ésta agua para hacer un baño maría. Metemos al horno previamente precalenato a 200º unos 65 minutos. Si decidís hacer flanes pequeños, el tiempo obviamente será menor, os bastará con unos 20 minutos.

Lo sacamos del horno y lo retiramos del baño maría. Dejamos enfriar en el mismo molde a temperatura ambiente y una vez frío del todo, lo dejamos enfriar en nevera. 

Es mejor que lo hagamos de un día para otro porque va a tener más cuerpo y corremos menos riesgo de que se nos desparrame al desmoldarlo. 

Desmoldar en el momento de servir. El caramelo que se habrá vuelto líquido ayuda a que el flan no se nos pegue al molde pero cuidado, no os emocionéis al darle la vuelta que por experiencia os digo que resbala mucho y no será la primera vez que he perdido un flan en combate por esto mismo jeje.

Que lo disfrutéis. 

On egin.


Comentarios