MAGDALENAS TRADICIONALES (sin gluten, sin leche y sin azúcar añadido)


Entre tanto muffin cupcake, se nos van a olvidar las magdalenas de toda la vida. 

No me voy a meter ahora con las diferencias de cada uno porque obviamente las tienen aunque a priori mucha gente piense que son lo mismo, pero en cualquier caso unos y otros están de muerte y son una compañía inmejorable para un buen café, un té o un tazón de leche.

Reconozco que a mí las magdalenas no me chistan excesivamente pero en casa les encantan así que como era una de esas recetas que siempre tengo pendientes de hacer sin gluten y sin leche y sin azúcar y sin na de na pues me puse a buscar por la red alguna propuesta interesante y encontré una adaptación de unas magdalenas fantásticas de Xabier Barriga que había hecho la propietaria del blog celiciusglutenfree que me pareció genial y allá que me fui a mi cocina-laboratorio para hacer una nueva versión que además de no llevar gluten tampoco tuviera lácteos ni azúcar añadido.

Y el resultado fueron unas magdalenas con un suave aroma a anís, deliciosas y esponjosas que guardadas en una bolsa con cierre hermético aguantan en perfecto estado una semana.

Vamos a ello? 

Lo primero es nuestra premezcla de harinas sin gluten, en este caso usé 84 gr. de almidón de maíz, 63 gr. de fécula de mandioca y 63 gr. de harina de arroz.

Y ahora el resto de ingredientes: 3 huevos M, 60 gr. de leche de almendras sin azúcar añadido, 8 gr. de polvo de hornear, 1 cdita. de aroma de anís, 15 ml. de sirope de agave y 160 gr. de aceite de girasol.

En un bol batimos los huevos junto con el edulcorante hasta conseguir una mezcla espumosa. En ese momento añadiremos la leche y el aceite y seguiremos batiendo a velocidad alta unos 2 minutos más hasta conseguir una masa con mucho aire.

Agregamos las harinas y la levadura y mezclamos todo durante un minuto más.

Tapamos el bol con un film transparente para que quede bien cerrado y metemos en la nevera. 

Yo dejé la mezcla hasta el día siguiente, pero con un mínimo de dos horas es suficiente.

Cuando vayamos a hacer las magdalenas, precalentamos el horno a 250º.

Llenamos con masa cada molde pero sólo hasta la mitad, porque luego como van a subir, se nos van a desparramar y no es plan de tener unas magdalenas apachurradas.

Metemos al horno y bajamos la temperatura a 210º. Horneamos 16 minutos.

Cuando estén listas dejamos templar, desmoldamos y dejamos que se enfríen del todo sobre una rejilla.

On egin.

Comentarios