FLAN DE CAFÉ EN MICROONDAS (sin gluten, sin leche y sin azúcar añadido)


Buenos días por fiiin ha salido el sol. Bueno un poquitín al menos por aquí que con tanta lluvia nos van a salir champiñones y eso que en el norte estamos acostumbrados pero cuando hay dos semanas seguidas de lluvia como que empieza a saturar un poquito.

El caso es que con tanta lluvia apenas se puede salir, dónde vivo no hay muchas opciones de ocio en esta época del año, así que mis minflaneras pasan más tiempo en casa y por supuesto conectadas a las nuevas tecnologías, como no, me temo que los adultos no somos un buen referente para ell@s en los tiempos que corren, estamos todo el día pegad@s a los móviles, ebooks, tablets, ordenadores, etc, etc así que el domingo decidí revelarme contra la tecnología y les propuse hacer un postre para pasar la tarde, y allá que nos pusimos y nos quedó rico, rico y con fundamento como diría un famoso cocinero televisivo de cuyo nombre no voy a acordarme ahora jeje.

El caso es que a lo tonto nos curramos unos flanes de café (descafeinado, que nosotras ya vamos bastante aceleradas de fábrica) hechos en microondas que se preparan en un "ti-ta". 

Para hacerlos vamos a necesitar 2 huevos, 125 ml. de café hecho, 125 ml. de leche de arroz, 5 ml. de edulcorante líquido y esencia de vainilla.

Lo primero que hicimos fue el café. Simplemente calentamos el agua y echamos un sobre de café descafeinado, lo disolvimos, y lo dejamos enfriar porque si no luego al echarlo en la mezcla, como ésta lleva huevo, si el café está caliente, los huevos se van a cuajar y no es plan.

De mientras se enfriaba el café batimos en un bol los huevos y añadimos el resto de ingredientes, o sea, la leche, el edulcorante y nosotros le pusimos una cucharadita de café de extracto de vainilla, pero es opcional, también podéis añadirle canela en polvo por ejemplo o sin nada.

Cuando el café estuvo frío lo agregamos a la mezcla y con un batidor manual integramos todos los ingredientes, repartimos en moldes aptos para microondas y los metimos 4 minutos a potencia máxima. 

Sabremos que están hechos cuando todo el líquido del flan esté casi solidificado y digo casi, porque ahora vamos a dejar reposar dentro del microondas con éste cerrado pero apagado unos 15 minutos para que aprovechando el vapor que genera el calor del flan éste termine de solidificarse.

Pasado el cuarto de hora, los sacamos, los dejamos enfriar a temperatura ambiente y los metemos en la nevera. Y ya están listos.

Aquí las minichefs se los comieron sin esperar a que enfriaran del todo y la verdad es que también están buenos.

Podemos variar también la cantidad de café y de leche, nosotros pusimos mitad y mitad, pero si os gusta con más sabor a café podéis subir la cantidad de café y bajar la de leche, el caso es que los dos líquidos sumen siempre 250 ml.

Otra opción es hacer el café con leche en vez de con agua y poner los 250 ml. de café y no añadir nada más de leche.

Ya veis que hay bastantes opciones incluso sustituir el café por cacao y así tendréis un estupendo flan de chocolate.

On egin.

Comentarios