PANETTONE (sin gluten, sin leche y sin azúcar añadido)


La hora que es y yo sin acordarme que hoy tocaba entrada nueva, y vaya entrada, especial Navidad, un panettone realmente delicioso pero un poquito distinto a los demás por los ingredientes que le pongo pero lo cierto es que está igual de bueno o más que los que venden ya hechos y desde luego empacha bastante menos.

Esta es una receta de sustitutos, porque tenía tantas ganas de hacer un panettone, que en cuanto vi la versión de las chicas del taller sin gluten no me pude esperar a ir al super a comprar lo que me faltaba y me lancé a ello.

Me basé en su receta pero le dí alguna vuelta de tuerca más porque su receta no lleva gluten, pero si leche y azúcar. Además cambié el licor que se usa tradicionalmente, que es el ron, por whisky que tenía por casa (ya sabéis estas cestas de navidad que te dan y que apenas traen cositas ricas pero botellas de esas que nadie se bebe nunca todas las que quieras y más) y la fruta escarchada o las pepitas de chocolate por pasas, que era lo que tenía a mano en ese momento.

Pues ala empezamos, que además es muy sencilla de hacer. Necesitaremos 240 gr. de almidón de maíz, 50 gr. de fécula de patata, 10 gr. de harina de trigo sarraceno, 9 gr. de goma xantana, 9 gr. de psyllium, 9 gr. de levadura química, 6 grl de sal, 4 cditas. de sirope de agave, 120 gr. de margarina vegetal en pomada, 75 gr. de huevo (1 huevo y entero y la yema de otro), 45 ml. de whisky, 10 ml. de extracto de vainilla, 50 ml. de agua, 70 ml. de leche de arroz, 5 gr. de levadura de panadería y 100 gr. de pasas.

Habéis visto que he puesto levadura dos veces, no me he equivocado jeje. En esta receta se usan dos tipo de levadura, la de repostería y la de panadería. 

Primero de todo vamos a disolver la levadura para que se vaya poniendo en marcha así que en un recipiente ponemos el agua y la leche, añadimos la levadura de panadería y removemos. La dejamos reposar unos 5 minutos, hasta que veamos que sale una especie de espuma.

Mientras en un bol más grande vamos a mezclar el almidón de maíz y la fécula de patata junto con la goma xantana, el psyllium, la levadura química, la sal, el sirope de agave y 40 gr. de margarina.

Inmediatamente después añadimos el agua con la leche y la levadura de panadería que teníamos reservada,  el whisky, el huevo y el extracto de vainilla. Ahora amasamos durante 5 minutos.

Agregamos otros 40 gr. de margarina en pomada y volvemos a amasar 5 minutos más.

Pasados estos 5 minutos añadimos los últimos 40 gr. de margarina a la masa y amasamos 20 minutos más hasta que obtengamos una masa homogénea aunque bastante pegajosa la verdad.

Por último incorporamos las pasas y las integramos en la masa con ayuda de una espátula.

Vertemos la masa en un molde de panettone y la dejamos reposar una hora y media más o menos, o hasta que sobresalga la masa un poco del molde. 

Antes de hornearlo, podéis humedeceros las manos con un poco de agua y "peinar" la masa para que quede una forma más redondeada y bonita por arriba, pero como veis yo no lo hice.

Precalentamos el horno a 200º con calor arriba y abajo y cuando esté caliente bajamos un poco la temperatura, a 180º y metemos nuestro pan dulce en la segunda posición empezando por abajo. Horneamos durante 30 minutos pero a los 15 minutos es mejor que le pongamos un papel de horno o de aluminio por encima para que no se nos oscurezca demasiado ni se nos queme la parte de arriba. Cuando esté hecho, apagamos el horno y lo dejamos reposar 5 minutos dentro.

Sacamos del horno y aquí viene lo curioso de este pan, y es que hay que ponerlo boca abajo para enfriarlo y que no se nos "desinfle" por el peso de la fruta que lleva, que en este caso no es mucha, pero bueno. Yo lo atravesé con tres brochetas de madera y lo sujeté entre el respaldo de una silla y la encimera. 


¿Os cuento una cosa? No tenía molde para el panettone, nunca lo había hecho y como soy pura ansia y cuando se me mete una cosa en la cabeza soy incapaz de esperar, pues en vez de salir a comprarlo, me curré uno. Tenéis muchos tutoriales en internet, yo hice uno de 14 cm. de diámetro, con papel vegetal y celo de doble cara que curiosamente aguanta bien el calor, o incluso podéis utilizar grapas. Luego por debajo, para reforzarlo, puse papel aluminio y perfecto. 


Las fotos que os pongo son de mi segunda intentona, en la primera se me olvidó poner la fécula de patata y no me gustó nada como quedó. De sabor estaba bien, pero la textura era más dura, el pan quedó más blanco y al día siguiente estaba como una piedra. Éste en cambio al día siguiente estaba perfecto, igual de esponjoso que recién horneado.

On egin.

Comentarios