BIZCOCHO DE REMOLACHA (sin gluten, sin leche, sin azúcar añadido y sin levadura)

Imagen
Os confieso una cosa? No me gusta un pimiento la remolacha, cuando era niña si, pero ahora la detesto y por lo visto es algo que he debido de contagiar a las miniflaneras porque no hay forma humana de que se la coman, mira que he probado formas, pues nada de nada.
Que no me guste no significa que no la coma ojo!! porque la remolacha tiene ácido fólico, hierro y vitaminas del grupo B como la B1, B2, B3 y B6. Pero lo dicho que no la soporto y como a las peques no ha habido forma humana de hacérsela comer nunca pues en cuanto ví esta receta en un grupo de facebook me lancé de cabeza a hacerla porque estaba segura de que así iban a tomársela (si no les decía de que era el bizcocho claro jeje) y acerté de pleno.
La modifiqué un poquito ya no sólo porque inicialmente llevaba gluten sino porque quería disimular el sabor fuerte de esta raíz.
Para esta receta utilicé 240 gr. de preparado para repostería sin gluten, 30 gr. de harina de arroz, 30 gr. de almidón de maíz, 15 gr. de cacao puro sin glu…

DONUTS (sin gluten y sin leche)



Cuántos días hacía que no me daba una vueltecita por el blog para contaros alguna receta de éstas tan ricas y fáciles de hacer y que además nos sientan tan tan bien que merece la pena hacerlas y darnos un caprichito de vez en cuando.

He andado un poquito liada con el trabajo y bastante perezosa, porque con el calor, lo que menos apetece es encender el horno aunque bueno por el norte la verdad es que calor calor lo que se dice calor, hasta ahora no hemos tenido mucho la verdad, pero aún así, tampoco me decidía por cocinar para el blog, creo que tenía un caso grave de "vaguitis" jeje, pero bueno, ya está solucionado, al menos por el momento.

Hoy os traigo una receta de donuts caseros sin gluten y ya de paso sin leche. La tenía olvidada por ahí, y he de confesaros que además tenía puesta la mente más en un heladito que en los donuts, pero una amiga me la pidió para hacerle a su peque celíaco unos donuts que se le habían antojado y decidí que ya puestos, la ponía en el blog, que un buen desayuno con unos ricos donuts apetecen siempre.

Así que vamos al lío, necesitaremos 250 gr. de preparado panificable sin gluten, 15 gr. de levadura fresca, 1/2 taza de mantequilla de coco, azúcar glas, 1 yema de huevo, 200 gr. de leche vegetal, 1 naranja, aceite de girasol, harina de arroz, cardamomo, canela en polvo, azúcar moreno y sal.

Lo primero de todo es poner a calentar la leche con la cáscara de naranja que previamente habremos lavado muy bien para quitar los restos de pesticidas.

Por otro lado echamos la levadura en el preparado panificable y la aplastamos bien con ayuda de un tenedor para integrarla bien. Le echamos una vaina de cardamomo, que le dará ese sabor y aroma tan característico de los donuts de marca comercial. 

Añadimos a continuación la yema de huevo y la mantequilla a punto de pomada. Con ayuda de una espátula vamos removiendo hasta formar una crema. Cuando la tengamos, añadimos la leche que tendrá que estar a temperatura ambiente.

Seguimos batiendo con cuidado y siempre a mano hasta que la leche se haya integrado por completo. Tenemos que conseguir una masa que será bastante elástica y pegajosa.

Ahora sobre un papel de horno, espolvoreamos un poco de harina de arroz y ponemos la masa y sobre ésta ponemos otro papel de horno y otro poco de harina de arroz. Con esto evitaremos que la masa se nos pegue al estirarla, que es lo siguiente que tenemos que hacer con la ayuda de un rodillo. Tiene que tener un grosor de unos 3 centímetros.

Quitamos el papel de horno superior y con ayuda de un cortador para donuts o como en mi caso de un vaso y otro tamaño chupito para hacer el agujerito del centro, vamos haciendo la forma de los donuts en la masa. 

Una vez hecho esto tenemos que ir retirando con cuidado el exceso de masa, de modo que los círculos que formarán nuestros donuts no se muevan del papel de horno, porque si no se nos van a deformar. 

Los tenemos que dejar levar unas 2 horas.

Cuando hayan crecido lo suficiente, los freímos en aceite de girasol (mejor que el de oliva que les va a dar un sabor muy fuerte) y sin escurrir aún el aceite los pasamos por una mezcla de tendremos preparada en un bol aparte con canela en polvo y azúcar glas. 

No tenemos que dejarlos muy dorados porque si no luego al enfriarse se nos van a quedar muy duros

Los ponemos a enfriar sobre una rejilla y ya estarán listos para zampar. No nos van a quedar tan esponjosos como los comerciales, pero están muy ricos y sobre todo, éstos no nos van a hacer daño.

On egin.


Comentarios

Entradas populares de este blog

TORTITAS DE ZANAHORIA (sin gluten, sin leche y sin azúcar añadido)

FLAN DE COCO (sin gluten, sin leche y sin azúcar añadido)

HELADOS DE CHOCOLATE CON AVELLANAS (sin gluten, sin leche, sin azúcar añadido y sin huevo)

PAN EN SARTÉN (sin gluten, sin leche y sin azúcar añadido)

YORKSHIRE PUDDINGS (sin gluten, sin leche y sin azúcar añadido)

PAN DE LIMÓN (sin gluten, sin leche y sin azúcar añadido)

MUG CAKE RED VELVET (sin gluten, sin leche, sin azúcar añadido y sin levadura)

GALLETAS DE CHOCOLATE CON SÓLO DOS INGREDIENTES (sin gluten, sin leche, sin azúcar añadido y sin levadura)