BIZCOCHITOS DE CHOCOLATE (sin leche y sin azúcar añadido)


Llevo unos cuantos días desaparecida, pero he de decir que por un buen motivo: mis brujis han celebrado el cumple con sus amigos y compañeros de cole y me ha tocado hacer bizcocho para todos.

Como ya alguno va bastante acelerado por la vida y no me gusta que los peques coman tanto azúcar, lo hice sin azúcar añadido y ya aprovechando, pues con leche vegetal, para no perder las buenas costumbres. La verdad es que nadie notó los cambios, se lo zamparon de un bocao ni las migas dejaron así que digo yo que estaría bueno, los niños siempre dicen la verdad no? (bueno casi siempre jeje).

Bueno, pues vamos allá. 

Los ingredientes que voy a daros son para un bizcocho hecho en un molde de 18 cm. No sube mucho, así que si el molde es más grande tendréis que aumentar las cantidades en proporción para que ni se os desborde la masa ni os quede un bizcocho muy plano. Para el bizcocho de cumpleaños lo que hice fue multiplicar todos los ingredientes por tres, ya que el molde era de unos 42 cm. 

Para nuestros bizcochitos vamos a utilizar 2 huevos talla L o 3 talla M, 1 chorrito de sirope de agave, 120 ml. de aceite de oliva suave, 160 ml. de leche de arroz, 1 cdta. de aroma de anís, 180 grs. de harina de trigo, 60 gr. de cacao en polvo, 2 cdtas. de levadura química, 100 ml. de agua templada, 100 gr. de chocolate blanco (yo utilicé el de Sweet Williams que podéis encontrar en la tienda de alimentación sin alérgenos online Foody) y fideos de chocolate para decorar (usé los de Dr. Oetker que también encontráis en Foody).

Lo primero es precalentar el horno a 180º. (Esta vez me acordé de decíroslo a tiempo jeje).

Vamos a necesitar la batidora eléctrica porque tenemos que estar un ratito batiendo para que nos quede esponjoso y a mano nos eternizaremos, y con el calor que hace estos días pues como que no apetece. En un bol batimos los huevos durante por lo menos 5 minutos, hasta que empiecen a espesar y a salir unas burbujitas de aire, a continuación añadimos el sirope y seguimos batiendo durante un minuto más. Añadimos el aceite y seguimos batiendo. Después incorporamos la leche y batimos otro minuto más. Ponemos unas gotitas de aroma de anís, y volvemos a batir. 

Ahora añadimos todos los ingredientes secos: la harina, el cacao en polvo y la levadura previamente tamizados. Y a que no sabéis que toca ahora? Pues sí, batir otra vez, primero a velocidad baja para no poner todo hecho un asco de harina y chocolate y luego un poco más rápido. 

Cuando ya estén los ingredientes secos totalmente integrados es hora de incorporar el agua que previamente habremos templado. Y os prometo que por última vez, volvemos a batir.

Engrasamos un molde y espolvoreamos con harina para que no se nos pegue el bizcocho y vertemos la masa en el molde. Metemos al horno a 180º durante unos 55'.

Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Cuando esté templado desmoldamos y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente.

Cuando esté completamente frío con ayuda de un cuchillo de sierra cortamos en porciones rectangulares.

Fundimos el chocolate blanco al baño María y pasamos cada pedazo de bizcocho por el chocolate fundido. También lo podemos echar por encima y extender con ayuda de una espátula. Luego mientras el chocolate aún está húmedo, ponemos para decorar unos fideos de chocolate por encima.

Dejamos que se seque el chocolate y listos estos bizcochitos cumpleañeros en mi caso pero que podéis comer en la merienda o en el desayuno o a media mañana. 

Están también muy ricos sin el chocolate blanco por encima, al no llevar azúcar añadido no son nada empalagosos y resultan muy ligeros.

On egin.


Comentarios