TARTA DE MANZANA (sin gluten y sin leche)



El caso es que no soy yo muy aficionada a este tipo de tartas (ya sé que voy a piñón fijo pero yo sigo en mis trece con el chocolate jeje) pero esta reconozco que está buenísima. No me inspiraba mucha confianza tampoco el hecho de que fuera sin gluten, pensaba que iba a tener una textura arenosa y que se iba a deshacer en cuanto la cortara, pero para mi sorpresa resultó que no fue así y encima está súper rica, de hecho es que ni se nota que no lleva gluten. 

Para hacerla vamos a usar pocas cosas: para empezar vamos a necesitar 4 manzanas de tamaño mediano, 2 huevos (si son pequeños echamos 2 y la yema de otro), 100 gr. de azúcar, 100 ml. de aceite de oliva, 80 ml. de leche vegetal, 100 gr. de harina de arroz, 70 gr. de maizena, levadura en polvo sin gluten, extracto de vainilla, un poco de canela molida, azúcar moreno y mermelada de melocotón.

La harina de arroz y la maizena (ya sabéis que esto es la marca comercial, nos vale cualquier otro almidón de maíz) es lo que va a sustituir a la harina de trigo en esta receta.

Lo primero que vamos a hacer es pelar las manzanas. Dos las vamos a rayar y reservar y las otras dos las vamos a cortar en gajos muy finitos. 

Seguido en un bol, batimos los huevos y el aceite. Añadimos la leche, el azúcar y la manzana rayada que hemos reservado antes y batimos con fuerza. 

A continuación tamizamos la harina de arroz, la maizena y la levadura y los incorporamos a la mezcla. Batimos para integrar todos los ingredientes, añadimos un chorrito de extracto de vainilla y canela y continuamos batiendo.

Ponemos esta mezcla en un molde previamente untado con aceite y harina de arroz para que no se nos pegue la tarta y luego vamos poniendo sobre la masa desde fuera hacia dentro los gajos de las manzanas formando una espiral y procurando que el último gajo que colocamos esté sobre el anterior, de modo que no dejamos ningún hueco de la masa que se vea. 

Cuando hayamos terminado espolvoreamos sobre ellos un poco de azúcar moreno que le dará a la tarta un color dorado.

Meteremos en el horno con calor arriba y abajo durante unos 30-40 minutos a 180º.

Cuando esté hecha sacamos la tarta del horno y la dejamos enfriar sobre una rejilla. Una vez fría pintamos con mermelada de melocotón para darle brillo y listo.



On egin.


Comentarios